De: owner-escepticos@dis.ulpgc.es en nombre de Francisco Mercader Rubio [fmercader@arrakis.es]Enviado: martes, 04 de agosto de 1998 11:08

Asunto: [escepticos] Violencia: Era:Y yo que ni quiero a mi patria...

[Pedro Luis]
>P.Violentando: La conducta agresiva, por muy >matizada y limitada que pueda llegar a estar por las influencias culturales y educativas, en >tanto que forma parte del repertorio de conductas innatas que pertenecen a la humana naturaleza considero que no llegará a desaparecer nunca totalmente a no ser claro está que el ser humano llegue a despojarse de su propia esencia biológica y sea capaz de transcenderla para consiguientemente dejar de ser humano.

[Mercader]
Pues menos mal que un profesional viene a bajar del guindo a todos estos ingenuos que creen en la naturaleza intrinsecamente pacífica del ser humano. Creí que me iba a quedar solo recibiendo broncas y calificaciones, nada solapadas, de fascista.

Cómo es posible creer que, en sólo medio millón de años de despegue cultural, iba a desaparecer una de las herramientas fundamentales de los seres vivos para la supervivencia? Cómo es posible no ver, en casi todos los tiernos y simpáticos juegos infantiles, un ensayo para la confrontación? Otra cosa es que nos parezca adecuada o conveniente, en este estado de la sociedad. Pero que está ahí, larvada, esperando la menor oportunidad para manifestarse de la manera más descontrolada (por falta de uso), parece un hecho evidente salvo, claro está, para los más angélicos miopes.

Yo entiendo que la dificultad para entenderlo, debe de estar en que nuestra especie muestra un notable grado de diferencia entre sus individuos y que muchos de ellos han perdido una gran parte de ese repertorio- o, por lo menos, lo creen- y les cuesta trabajo dejar de medir a toda la especie por su propio baremo. Y eso les sucede a pesar de haber estudiado toda la biología o zoología posibles. Y es que no todos los humanos parecen poseer en grado suficiente la habilidad de combinar los conocimientos adquiridos, como le comento a José Velásquez en otro mensaje.
Saludos.